Vidrio laminado

El vidrio laminar consiste en la unión de varias láminas de vidrio de cualquier grosor, mediante una película intermedia realizada con butiral de polivinilo (PVB) que al ser de un material derivado del plástico se adhiere perfectamente aportando elasticidad y resistencia además de permitirnos crear infinidad de combinaciones de texturas y color: papel con dibujos, diodos LED, telas, etc.

También pueden recibir un tratamiento acústico y de control solar.  Esta lámina le confiere al vidrio una seguridad adicional ante roturas, ya que los pedazos quedan unidos a ella. Su aplicación es idónea para toda superficie que requiera seguridad: mamparas, acristalamiento de ventanas, barandillas, puertas etc.

Esta flexibilidad permite hacer de los vidrios laminados un elemento indispensable en la arquitectura y el diseño contemporáneo.